Miedo ( intento nº1- intento nº2 – intento nº3 ), 2009

  • Date Completed: 2009

Fear (try nº 1-try nº 2-try nº 3)
2009
bronce/ bronze
25x42x44 cm
LA ESENCIA EMOCIONAL DE LAS COSAS
Las piezas  MIEDO (intento n1), MIEDO (intento n º 2 ) y MIEDO (intento n º 3) corresponden a una serie de  trabajos en bronce que realicé en el 2009.

No hubo dibujos previos. Son tres formas no planificadas que tallé simultáneamente. La tarea que me impuse fue enfrentarme a una misma incógnita abstracta que sentía había que desvelar ante tres cubos inertes de escayola: tres volúmenes idénticos, de 30 centímetros de lado. Son tres intentos, tres conclusiones espaciales. Curiosamente, me inspiré en la aguja casi invisible de mi tocadiscos: ¿cómo sería convertirla en un volumen contundente?.

Soy una esteta y creo en el arte que es capaz de aunar belleza y concepto.

Era un reto dotar a unos cubos relativamente pequeños de turgencia en la textura y movimiento en la forma. Cada vez que realizo una escultura con mis propias manos, es como si mi vida dependiera de ello, como si la escultura fuera a catalizar el presente, todo lo que me ocurre en esos momentos. Escultura como huella no inerte de ese tiempo vivido.

“¿Seré capaz de vencer mis miedos para poder construir algo donde antes no existía nada?”, me pregunto siempre cuando me enfrento a algo informe ante mí. Es como si necesitara un antídoto contra aquello que procura impedir, aniquilar, parar. Un antídoto contra el miedo. La escultura en este sentido es “acción”.

Todos los adjetivos que aluden a la cualidad tridimensional de la Escultura remiten al polo opuesto, es decir, remiten a lo inmaterial, al pensamiento, a la vivencia. Un salto al lenguaje que te da la experiencia personal. El artista es quien dota de significante a algo que en principio no lo tiene, entre otras cosas, por carecer de funcionalidad.

Pensé en esa fina línea que une a artistas aparentemente contrapuestos y no pertenecientes a una misma época. Por ejemplo, en la cualidad neumática que lograba Jean Arp en sus esculturas, y en los cuerpos negros niquelados de las fotografías de Robert Mapplethorpe.

En el trabajo físico de martillo y cincel, y en la captación casi automática de una belleza pasajera.

Blando-punzante…rígido-aerodinámico.

Estas esculturas son intentos por rescatar la esencia emocional de la cosas.